Los retos más grandes del mundo

Richard Smalley

Richard Smalley fue un pensador brillante, ganador del Premio Nobel, y profesor de la Universidad de Rice. Él y su equipo descubrieron el buckminsterfullereno, también llamado buckybola o futboleno, una estructura química muy complicada con la fórmula C60. El nombre de su descubrimiento hace honores a Buckminster Fuller, el futurista, arquitecto y activista ambiental temprano, que diseñó las casas en forma de cúpulas geodésicas y que popularizó la frase "nave espacial Tierra".

Fuller trajo a la fama el concepto de sostenibilidad, así que el reconocimiento que Smalley le hizo a Fuller con el futboleno fue una señal del propio cambio de Smalley en su enfoque de químico a la importancia de la administración de recursos. Este pasó los últimos diez años de su vida dando discursos influyentes en todo el mundo titulados "Los diez problemas principales de la humanidad durante los próximos cincuenta años". Richard Smalley presentó su lista de problemas en orden de importancia para la sociedad, comenzando con la energía y siguiendo con el agua, los alimentos, el medio ambiente, la pobreza, el terrorismo y la guerra, las enfermedades, la educación, la democracia y, por último, la población.

Los primeros cinco retos de Richard Smalley: energía, agua, alimentos, medio ambiente y pobreza.

Smalley consideró cuidadosamente el orden de los problemas. Desde la perspectiva de Smalley, asegurar y administrar la energía y el agua provee la capacidad para resolver cada problema subsiguiente y lograr que todos los aspectos de la sociedad funcionen. Por ejemplo, como la democracia no funciona sin una población educada, la falta de educación opaca a la democracia. La limitación de recursos y la pobreza muchas veces propician las guerras y el terrorismo. Aunque resolver los retos no trae paz a la Tierra inmediatamente, atender estos problemas elimina algunos factores que contribuyen a los conflictos y malestar mundial.

Las fuentes abundantes de energía limpia, confiable y económica permiten una abundancia de agua limpia, a través de la construcción de proyectos masivos de transporte de agua, pozos más profundos y plantas desalinizadoras avanzadas. Una abundancia de agua limpia fomenta la producción de alimentos. A su vez, resolver los problemas de energía, agua y alimentos del mundo abre las puertas para abordar otros retos sociales, desde evitar la degradación del medio ambiente hasta la sobrepoblación. En el modelo de Smalley, resolver un problema grande conduce a una solución para el próximo reto en la lista.

Los recursos de energía y agua son los primeros en la lista y comparten conexiones profundas de maneras provechosas y riesgosas. La sociedad utiliza energía para el agua y el agua para la energía. En los Estados Unidos, alrededor de 13% de toda la energía se usa para calentar, tratar, presurizar, enfriar y transportar el agua y las corrientes.1Kelly T. Sanders y Michael E. Webber, “Evaluating the energy consumed for water use in the United States,” Environmental Research Letters 7 (2012), accedido el 25 de agosto de 2016, doi:10.1088/1748-9326/7/3/034034. Aproximadamente la mitad de todas las extracciones de agua en los Estados Unidos son para enfriar las centrales eléctricas. Los electrodomésticos y aparatos de agua caliente en nuestras casas, como los grifos y duchas y los lavaplatos automáticos, usan más energía que los bombillos, y los interruptores de luz y enchufes eléctricos usan más agua que los grifos. La buena noticia es que el agua puede mejorar nuestro sistema de energía y la energía puede mejorar nuestro sistema de agua. Pero la mala noticia es que, debido a que el agua depende tanto de la energía y la energía depende tanto del agua, las limitaciones de agua se convierten en limitaciones de energía y viceversa.

Resolver el dilema de cómo administrar estos dos recursos interconectados requiere de nuevas políticas que integren las soluciones de energía y agua e innovaciones tecnológicas que ayuden a sostener un recurso sin agotar el otro. Las opciones de energía que conservan el agua y las opciones de agua que conservan energía se pueden combinar con sistemas de información incorporados para permitir opciones de consumo más sabias.

Al final, mejores opciones sobre estos recursos preciosos requieren de un pensamiento holístico que reconozca que estos recursos están interconectados y un enfoque a nivel de sistemas que reconozca cómo un cambio a un sistema de agua en un estado puede afectar un sistema de energía a cinco estados de separación. Lo más importante es que necesitamos ideas a largo plazo porque los efectos de nuestras decisiones de energía y agua duran entre décadas y siglos, así que es imperativo que lo hagamos correctamente. Si bien los retos son difíciles y los riesgos son grandes, las nuevas ideas e innovaciones inteligentes con sostenibilidad a largo plazo pueden manejar estos problemas para un futuro mejor.

Power Trip: The Story of Energy, cortesía de Alpheus Media

Image Credits: Brad Sauter/Shutterstock.com.

Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly.Update my browser now

×