Transporte de agua

Las limitaciones del agua localizada hacen que sea necesario transportar el agua desde su fuente a otros lugares más lejanos para su uso final. Las propuestas comunes incluyen tuberías de larga distancia y transferencias intercuencas, que desplazan el agua de la cuenca de un río a otra. Si bien los acueductos han transportado el agua por miles de años, la escala, longitud y los volúmenes de los proyectos de transporte de agua continúan creciendo. Algunos de los sistemas clásicos de transferencia de agua incluyen el Proyecto de Agua Estatal en California, que es el consumidor individual más grande de electricidad en el estado. Consume energía al bombear el agua a las montañas, aunque la energía es recapturada a medida que el agua baja de regreso de la montaña a través de turbinas hidroeléctricas en serie acopladas con cascadas.

Mira una presentación sobre la Alianza de Agua y Electricidad de Norteamérica, que hubiese podido transferir 93,000 m³ de agua (24.6 millones de galones) desde Canadá a Estados Unidos. Los posibles problemas ecológicos y económicos hicieron que el plan no fuera popular con muchos grupos.

A medida que las tablas de agua disminuyen y las fuentes de agua superficial se secan, las municipalidades tienen mayores probabilidades de considerar el costo de los sistemas de recolección de agua más costosos y en distancias lejanas que traen el agua a una ciudad desde la profundidad de los suelos o mucho más lejos. Por lo general, los sistemas de larga distancia dependerán de bombas que consumen más energía en lugar de la gravedad y causarán efectos en el ecosistema a medida que el agua sale de una cuenca y entra en otra. La transferencia intercuenca elimina el agua permanentemente de una cuenca y puede permitir que especies invasivas entren a ambientes nuevos.

El ambicioso Proyecto de Transferencia de Agua Sur-Norte de China desplazará 44.8 mil millones de m3 de agua al año (11.8 billones de galones) del sur de China relativamente rico en agua al norte donde es más escasa.

El Proyecto de Transferencia de Agua Sur-Norte en China, conocido también como el Proyecto de Desviación de Agua Sur a Norte (SNWDP, en inglés), propone de manera ambiciosa desplazar por el país ríos sureños importantes, Yangtze y Han, hasta los ríos Yellow y Hai. En teoría, el sur de China rico en agua podría saciar la sed del norte industrializado. Las proyecciones estiman que el esfuerzo chino desviará 44.8 mil millones de metros cúbicos (m3) de agua al año (11.8 billones de galones) para un costo capital total de $62 mil millones. Sin embargo, este estimado excluye los costos marginales continuos de energía de mantener las tuberías y la infraestructura de bombeo y la electricidad necesaria para presurizar y bombear el agua. China no es el único país con ambiciones de infraestructura de agua a nivel global. Por décadas, los encargados de planear los proyectos de agua en EE.UU. han propuesto desviar el río Yukón en Alaska o el río Missouri hasta el Suroeste, para que los desiertos puedan crecer con flores y árboles frutales. En Texas, una tubería de 386 kilómetros transferirá 370,000 m3 de agua al día (100 millones de galones) del lago Palestine al área metropolitana de Dallas/Fort Worth. El plan estima que los costos capitales totales de construcción sean de $888 millones, o $2.3 millones por kilómetro de tubería ($3.7 millones por milla), y el consumo de electricidad anual de $11.3 millones, o $0.71 por metro cúbico.

Un trabajador se prepara para enterrar una sección del Proyecto de Tubería Integrada, que cuando se termine suministrará al área de Dallas y Fort Worth, Texas, alrededor de 370,000 m3 de agua al día (100 millones de galones).

Image Credits: kenkistler/Shutterstock.com; Nsbdgc/CC BY-SA 4.0; Tarrant Regional Water District/.

Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly.Update my browser now

×