Precipitación

Como la lluvia es crucial para la salud del sector agrícola, el Departamento de Agricultura de los EE.UU. apoya la medición nacional de la precipitación y datos de primera calidad para el público. La lluvia que cae varía entre menos de 4 pulgadas (100 mm) a más de 160 pulgadas (4,000 mm) al año en los Estados Unidos continentales. El Dr. Christopher Daly de la Universidad del Estado de Oregon sintetizó esta diversidad en el sistema de mapa climático PRISM (Modelo de Regresiones de Elevación-parámetros en Pendientes Inpendientes). El modelo PRISM usa medidas de precipitación, temperatura y otros factores climáticos de toda la nación para crear estimados de resolución geográfica mensuales, anuales y por evento de los parámetros climáticos, como por ejemplo de la precipitación.

El mapa que genera PRISM de la precipitación promedio anual para los Estados Unidos continentales (1981-2010) muestra un rango de menos de 4" (100 mm, rojo oscuro) a más de 160" (4,000, rosa claro) al año de lluvia.

La distribución geográfica y temporal tiene una gran influencia en el desarrollo de las culturas globales. Por ejemplo, las lluvias monzónicas en el sureste de Asia, que traen la mayoría de la precipitación anual en un corto periodo de tiempo, dirigen los ritmos de la agricultura y el diseño de las comunidades locales.

Las inundaciones surgen de una combinación de precipitación extrema y de los ecosistemas modificados que no pueden acomodar el exceso de agua. Lentamente la lluvia se puede acumular en lagos y embalses, bajar poco a poco a los acuíferos para recargarlos o se absorbe por los terrenos, el pasto y los árboles. Un ecosistema saludable puede absorber la precipitación. Sin embargo, si la velocidad de la lluvia es mayor que la de absorción, o si el ecosistema se ha afectado de alguna manera que reduce su capacidad de absorber el agua, si se han reemplazado campos y bosques con estacionamientos o si los canales pavimentados han reemplazado a los ríos naturales, entonces es más probable que ocurra una inundación. Las inundaciones tienen un componente natural y uno humano. Cuando se construyen casas en llanuras de inundación, se pavimenta sobre praderas y se remueven los humedales, los seres humanos reducen la capacidad de la naturaleza para absorber el agua cuando entra repentinamente. Las inundaciones modernas son muy propensas a matar, destruir ciudades y devastar la infraestructura.

Parecida a las inundaciones, las sequías devastan los sistemas humanos y producen costos altos de recuperación.1El impacto de las sequías se ha documentado en muchas fuentes: John Holland, “Report: Drought drains $2.2 billion from farm economy”, The Modesto Bee, 15 de julio de 2014, accedido el 27 de diciembre de 2014, http://www.modbee.com/news/local/article3167892.html; “Billion-Dollar Weather and Climate Disasters: Table of Events,” National Centers for Environmental Information, Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU., accedido el 26 de agosto de 2016, http://www.ncdc.noaa.gov/billions/events; y Prensa Asociada, “U.S. drought: Half of all counties disaster areas”, CBSNews, 1 de agosto de 2012, accedido el 26 de agosto de 2016, http://www.cbsnews.com/news/us-drought-half-of-all-counties-disaster-areas/. Arruinan cultivos, matan a manadas de ganado e inhiben las actividades recreativas como la navegación, flotar en el agua y la pesca. La sequía de 2011 que duró un año en Texas causó $7 mil millones en daños. La sequía en California del 2014 causó pérdidas en el sector agrícola que sobrepasaron los $2 mil millones y canceló 17,000 empleos. La sequía de un año y la ola de calor en el oeste medio de los Estados Unidos en el 2012 causaron $20 mil millones en daños y mataron a más de 100 personas. En su momento pico, la sequía cubrió la mayor parte de la tierra en los Estados Unidos y causó que más de la mitad de los condados fueran declaradas áreas de desastre. El gobierno de los EE.UU. lleva un registro de las sequías y publica los datos a través del Monitor de Sequía de los EE.UU.

El Monitor de Sequía de los EE.UU. es una producción conjunta del Centro Nacional de Mitigación de Sequía de la Universidad de Nebraska-Lincoln, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.  Toca el mapa para ver la información más reciente.

Todos estos factores, la lluvia, sequía, inundaciones, junto con las densidades poblacionales desiguales, significan que la disponibilidad del agua por persona no es globalmente uniforme.

Image Credits: jopelka/Shutterstock.com.

Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly.Update my browser now

×