Tratamiento

Generalmente el agua para el riego no requiere tratamiento más allá de una sencilla filtración. Las centrales eléctricas tratan el agua para evitar que los minerales se acumulen dentro de los equipos, pero no es necesario cumplir con los estándares de agua potable. Algunas instalaciones industriales especializadas, como las plantas de fabricación de semiconductores, necesitan agua ultra pura que consume energía. El agua potable para los sistemas municipales tiene que satisfacer los estándares rigurosos que normalmente requieren de tratamiento extenso. Luego, después de usarla en nuestras casas y negocios, el agua requiere de tratamiento adicional para llevarla a un estándar que no cause daños al ecosistema. La cadena completa de suministro de agua en las municipalidades incluye el bombeo y transportación desde la fuente de agua original, el tratamiento del agua, la distribución del agua, el uso final, la recolección de agua, el tratamiento de agua residual y el desecho.

La Planta de Tratamiento de Agua Ullrich en Austin, Texas, utiliza energía y químicos para tratar y distribuir el agua a sus clientes. El agua es bombeada de una fuente superficial (el río Colorado) a la planta de tratamiento, que se encuentra a una mayor elevación, y luego fluye a las casas y negocios gracias a la gravedad. Todas las bombas, dispositivos mecánicos y químicos usados para tratar el agua y llevarla a estándares potables requieren energía.

Además de la energía necesaria para transportar el agua a las plantas de tratamiento, los procesos de tratamiento como tales requieren de energía para bombear, soplar, airear, alumbrar con lámparas ultravioletas (UV) y filtrar. Los químicos usados para el tratamiento también contienen energía incorporada.

La cantidad de energía necesaria para tratar el agua y el agua residual para llevarla a una calidad idónea depende del nivel de contaminación, la naturaleza de la contaminación, el uso final del agua y las características físicas y enfoque de tratamiento de las instalaciones. El agua más sucia o contaminada por lo general requiere más energía para su tratamiento, y los usos finales que requieren estándares de limpieza altos también necesitan más energía. Los hospitales, los salones de limpieza de semiconductores y las instalaciones para la preparación de alimentos necesitan agua que sea más limpia que la que se necesita para enfriar los equipos industriales y regar los cultivos.

Preparación de obleas de silicona para la producción de chips. Para fabricar circuitos integrados en una oblea de 300 mm se requiere de aproximadamente 8,330 litros de agua en total (2,200 galones), de los cuales 5,700 litros (1,500 galones) son de agua ultra pura (UPW, en inglés). Una instalación puede usar entre 7.6 y 15.1 millones de litros de UPW al día (de 2 a 4 millones de galones), que es aproximadamente el equivalente al uso de agua de una ciudad con una población de 40 a 50 mil personas.

Image Credits: Peter de Kievith/Shutterstock.com; RaJi/Shutterstock.com.

Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly.Update my browser now

×